ISIDRO MÁRQUEZ EL REY DE LOS RELEVISTAS


Isidro Márquez fue el mejor apagafuegos en la Liga Mexicana de Beisbol, en la cual tuvo oportunidad de participar en 22 temporadas.

Sus rápidos lanzamientos fueron vitales para salvar los encuentros disputados con los equipos de Tampico, San Luis, Tigres, Campeche, Tabasco, Veracruz, Reynosa y Minatitlán.

El nativo de Navojoa, Sonora, participó en 850 juegos, finalizando con 97-78 en ganados y perdidos (.554), 3.44 de efectividad, 757 ponches y 301 salvamentos, la mejor cifra de todos los tiempos.

Márquez se hizo de un nombre importante por su serenidad y su capacidad para salir avante en los momentos culminantes de los encuentros. Fue estrella del circuito veraniego y su bola submarina nulificó a infinidad de bateadores, dando el cerrojazo final al dramatismo de los partidos.

Fue líder de salvamentos en 1997 con los Tigres capitalinos (30) y en el 2005 con los Piratas de Campeche (25).

En la Liga Mexicana del Pacífico también mostró su inmensa calidad sobre el cerrito de lanzadores, prueba de ello es que el trofeo al mejor apagafuegos de cada temporada lleva inscrito su nombre. Márquez tuvo una brillante actuación, a lo largo de 21 temporadas, participando con Navojoa, Guaymas, Mexicali, Mazatlán y Cd. Obregón.

El velocista derecho vio acción en 557 encuentros, finalizando con 44 triunfos y 48 derrotas, para un porcentaje de .478, aunado a un excelente promedio de efectividad de 2.88, 448 ponches y 134 juegos salvados, cifra que le diera el liderato de todos los tiempos.


Márquez tuvo actuaciones sensacionales, imponiendo varios récords en su impactante carrera. Por ejemplo, fue líder de salvamentos en cinco temporadas, hazaña que ningún otro lanzador ha podido conseguir hasta la fecha. El notable serpentinero lo hizo jugando con Mexicali. Sus lideratos fueron conseguidos en 1993-94 (13), 1994-95 (13), 1998-99 (13), 1999-00 (19) y 2001-02 (17).

También impuso el récord de más temporadas seguidas siendo líder de juegos salvados (2) y el de más juegos salvados en un día (2), hecho que consumó en tres ocasiones. Como si eso fuera poco, el sonorense fue campeón de ganados y perdidos en 1994-95 (8-0) y juegos ganados en esa misma campaña con Mexicali.

El sonorense también tuvo oportunidad de tomarse la clásica tacita de café en las Ligas Mayores, vistiendo el uniforme de los Medias Blancas de Chicago en 1995. Ahí participó en siete juegos, finalizando con 0-1 en ganados y perdidos, 6.75 de efectividad y ocho ponches.


El formidable relevista ocupa un lugar especial en el beisbol mexicano, razón por la que fuera elegido para la inmortalidad en el 2020.

60 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo