WILLIAM BARNEY SERREL UN SEGUNDA BASE DE PRIMERA LÍNEA



Luego de participar cuatro temporadas en las Ligas Negras de Estados Unidos, William Clinton Serrel, a quien apodaban El Grillo, se integró a la Liga Mexicana de Beisbol a partir de 1945 con los Alijadores de Tampico.

Habiendo nacido el 9 de marzo de 1920 en Dallas, Texas, el notable pelotero de color fue parte de los Monarcas de Kansas City (1942-45), uno de los clubes más famosos de las Ligas Negras de los Estados Unidos, las cuales acaban de ser reconocidas con categoría comparable a las Grandes Ligas de su época.


Serrel cubría la intermedia, posición que le heredó al inolvidable Jackie Robinson, quien iniciaba su carrera en 1945, para luego convertirse en un predestinado de la pelota.

Llega a México

El norteamericano colaboró en la conquista de los Monarcas en su primera temporada como profesional y fue parte importante en la conquista del bicampeonato de los Alijadores de Tampico, ayudando al manager cubano Armando Marsans. Eso aconteció en las campañas de 1945-46, en la llamada época de Oro del Beisbol Mexicano.


Con el guante, El Grillo hacía una magnífica labor, pero donde más brillaba era a la ofensiva, ya que no había otro jugador de su categoría, con su temple y determinación para ponerse sobre las bases. Zurdo para batear, el norteamericano era todo un espectáculo cada vez que se paraba en la caja de bateadores. Astucia era la palabra que le quedaba a la perfección.


Cifras notables

Jugó 10 temporadas en la Liga Mexicana de Beisbol, repartiendo su trabajo con Tampico (1945-47), Tuneros de San Luis y Azules de Veracruz (1948), Tecolotes de Nuevo Laredo (1952-57) y Sultanes de Monterrey (1957). El Grillo fue factor fundamental para la conquista del bicampeonato de los Tecolotes en las campañas de 1953-54, teniendo como manager al cubano Adolfo Luque.

En el primero de esos dos años Serrel encabezó al circuito en imparables y triples con 109 y 9, respectivamente, pero en el segundo de ellos tuvo una actuación deslumbrante al encabezar en hits (126), dobles (33) y triples (9), siendo el alma de la novena.


En 1957 tuvo su última actuación en la liga de verano, repartiendo su labor entre Sultanes y Tecolotes, aunque todavía vio acción en la temporada de 1958 en la Liga Arizona-México con los equipos de Cd. Juárez y Nogales.

Al retirarse dejó buenas cifras en la Liga Mexicana de Beisbol, compilando .311 milésimas en bateo, con 560 carreras anotadas, 1,099 hits, 173 dobles, 66 triples, 44 jonrones, 517 carreras impulsadas, 90 bases robadas y seis temporadas sobre .300. Entre sus récords está el de más años consecutivos siendo líder de hits y más años consecutivos siendo líder de triples, con dos en ambos departamentos.


En la liga de la costa

Su calidad, ya reconocida en la liga de verano, contribuyó para que El Grillo fuera contratado en la Liga de la Costa del Pacífico, haciendo también una magnífica labor con varios clubes, entre ellos los Venados de Mazatlán, a quienes ayudó a obtener el tricampeonato de 1952-54 teniendo como manager a Guillermo Garibay.

Antes de eso había sido el Jugador Más Valioso, jugando con los Ostioneros de Guaymas, lo cual aconteció en la temporada de 1947-48, para lo cual conectó siete cuadrangulares, con 61 carreras impulsadas y .356 de porcentaje, siendo, además, líder de hits, dobles y triples, en una temporada de cinco estrellas. Entre sus grandes hazañas se encuentra la conseguida el 6 de enero de 1957, vistiendo el uniforme de los Cañeros de Los Mochis, al conectar cuatro jonrones en un juego de 11 entradas frente a Cd. Obregón.

William Clinton Serrel fue un pelotero muy popular, un jugador carismático, de enorme profesionalismo, logrando destacar en todos los circuitos donde tomó parte. Gracias a eso, el famoso jugador fue electo al Salón de la Fama del Beisbol Mexicano en el año 2020.

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo