LA DÉCADA DE FERNANDO VALENZUELA

1981
Novato del Año.
Campeón de ponches.
Líder de blanqueadas, con seis.
Líder de juegos completos, con 11.
Gana el Premio Cy Young.
Jugador del Año.
Pitcher del Año.
Obtiene el Bat de Plata.
Gana un juego de Serie Mundial a Nueva York.


1986
Es el primer pitcher mexicano con más de 20 triunfos en una temporada (21), con Dodgers de Los Angeles.
Gana el Guante de Oro.
Obtiene el Bat de Plata.
Líder en juegos completos, con 22.
Empata un récord de Juego de Estrellas ponchando a cinco bateadores seguidos de la Liga Americana.


1990
Lanza un sin hit ni carrera contra San Luis.

1979-80
Raymundo Torres batea ocho triples en una temporada de la Liga Mexicana del Pacífico para establecer un récord. El sonorense jugaba con los Naranjeros de Hermosillo.

1980
Se desata la huelga de peloteros en la Liga Mexicana de Beisbol. La temporada termina antes de tiempo, y la Liga celebra una minitemporada con seis equipos únicamente, resultando campeones los Saraperos de Saltillo.  

1980
Héctor Espino impone récord de más temporadas consecutivas bateando arriba de .300. El chihuahuense lo hizo en 19 oportunidades, la última de ellas jugando con Saraperos de Saltillo.

1981
Víctor García lanza juego perfecto de siete entradas. El sinaloense jugaba con los Tecolotes de Nuevo Laredo.

1981
Fernando Valenzuela fue el Novato del Año jugando con los Dodgers de Los Angeles. Sus logros fueron impactantes al crearse la “Fernandomanía”, siendo campeón de ponches, líder de blanqueadas y juegos completos. Participó en el Juego de Estrellas y obtuvo un triunfo en Serie Mundial, logrando el premio Cy Young y el Bat de Plata, así como el nombramiento como Jugador del Año y Pitcher del Año.  
 

1982
Rafael Batista impone récord de más temporadas siendo líder de dobles, con cuatro. El dominicano jugaba con los Acereros de Monclova.

1982
Ramón Arano, Ramón Villegas, Pablo Gutiérrez Delfín, Salomé Barojas y Alfonso Pulido lanzan un juego perfecto en el Juego de Estrellas de la Liga Mexicana del Pacífico.

1982-83
Héctor Espino consigue su décimo tercer título de bateo en la Liga Mexicana de Beisbol, imponiendo un récord incomparable. El nativo de Chihuahua jugaba con los Naranjeros de Hermosillo.

1982-83
Salvador Colorado consigue el promedio más bajo de carreras limpias admitidas en una temporada de la Liga Mexicana del Pacífico, con 0.53, jugando con los Potros de Tijuana.

1984
Jairo Valenzuela lanza juego perfecto de siete entradas. El sinaloense participaba con los Saraperos de Saltillo.

1984-85
Mike Cole logra 58 robos en una temporada de la Liga Mexicana del Pacífico para establecer un récord. El norteamericano jugaba con los Algodoneros de Guasave.

1985
Andrés Mora empata el récord de más temporadas siendo líder de jonrones (4). El coahuilense jugaba con Tecolotes de Nuevo Laredo.

1985
Antonio Briones logra su quinto liderato de bases robadas en la liga, estableciendo un récord. El zacatecano jugaba con los Algodoneros de Unión Laguna.  

1985
Herminio Domínguez lanza juego perfecto ante los Cafeteros de Córdoba. El veracruzano jugaba con los Piratas de Campeche.

1985
Jesús “Chito” Ríos impone el récord de más juegos completos consecutivos en una temporada, con 26. El oaxaqueño jugaba con los Tigres capitalinos.

1985
Ossie Olivares empata el récord de más temporadas siendo líder de triples con tres. El venezolano jugaba con los Piratas de Campeche.

1985
Derek Bryant conecta cuatro jonrones en un juego, estableciendo un récord. El norteamericano jugaba con los Astros de Tamaulipas.
 

1986
Derek Bryant logra su tercera temporada siendo líder de hits para igualar un récord en la Liga Mexicana del Pacífico. El norteamericano jugaba con los Tomateros de Culiacán.  

1986
México gana su segunda Serie del Caribe, siendo representado por las Águilas de Mexicali. El evento fue celebrado en Maracaibo, Venezuela.

1986
Willie Mays Aikens logra la temporada más impactante en la Liga Mexicana de Beisbol, finalizando con .454 de porcentaje, 46 jonrones y 154 carreras impulsadas con los Angeles Negros de Puebla, imponiendo récords en los dos últimos departamentos.

1986
Jack Pierce dispara 54 cuadrangulares para imponer un récord en la Liga Mexicana de Beisbol. Su cifra también es la máxima para un primera base. El norteamericano lo hizo jugando con Bravos de León.

1986
Nick Castañeda anota 141 carreras para imponer una marca en el circuito. Además, se convierte en el bateador designado con más jonrones en una temporada, con 53. El norteamericano jugaba con los Tuneros de San Luis.

1986
Vicente “Huevo” Romo se convierte en el máximo ganador de todos los tiempos en la Liga Mexicana del Pacífico, con 182 victorias.

1986
Rafael García iguala el récord de más temporadas siendo líder de ponches, con cuatro. El norteamericano jugaba con los Saraperos de Saltillo.

1986
Herminio Domínguez lanza su tercer juego sin hit ni carrera estableciendo un récord. El veracruzano jugaba con los Piratas de Campeche.

1986
Los Angeles Negros de Puebla logran el porcentaje de bateo más alto para un club en una temporada, con .347.

1986
Rafael García lanza su segundo juego sin hit ni carrera en la Liga Mexicana del Pacífico para imponer un récord. El norteamericano jugaba con los Venados de Mazatlán.

1986
Fernando Valenzuela vive una gran temporada al finalizar con 21-11 en ganados y perdidos, 3.14 de efectividad y 242 ponches, siendo líder de juegos completos, empatando un récord de Juego de Estrellas al ponchar a  cinco bateadores seguidos de la Liga Americana. Además, logra el Guante de Oro y el Bat de Plata jugando con los Dodgers de Los Ángeles. 

1986
Teodoro Higuera tuvo una gran actuación con los Cerveceros de Milwaukee, finalizando con 20-11 en triunfos y derrotas, 2.59 de efectividad y 207 ponches. Su trabajo le redituó estar en el Juego de Estrellas.

1988
Benjamín “Cananea” Reyes logra su sexto campeonato para establecer un récord entre managers mexicanos. El sonorense comandaba a los Diablos Rojos del México.  

1988
Antonio Briones llega a 490 bases robadas en la Liga Mexicana de Beisbol, estableciendo un récord. El zacatecano jugaba con los Bravos de León. 

1988-89
Mercedes Esquer logra siete blanqueadas en una temporada de la Liga Mexicana del Pacífico para empatar un récord, y a la vez consigue la triple corona de pitcheo. El sinaloense jugaba con las Águilas de Mexicali.

1989
Mike Cole se estafa 100 bases para establecer un récord en la Liga Mexicana de Beisbol. El norteamericano jugaba con los Olmecas de Tabasco.

1989
Jesús Moreno lanza el segundo juego perfecto en la historia de la Liga Mexicana del Pacífico. El veracruzano jugaba con los Cañeros de Los Mochis.

© 2019 Salón de la Fama del Beisbol Mexicano

Todos los Derechos Reservados

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram
  • Whatsapp