CAMISOLA DE SALOMÉ BAROJAS

Camisola utilizada por Salomé Barojas con los Filis de Filadelfia en 1988. El veracruzano jugó la última temporada de su carrera en las Grandes Ligas con el equipo de la Liga Nacional, entregando buenos totales.


Salomé jugó cinco años en Grandes Ligas, finalizando con 18-21 en triunfos y derrotas, con 3.95 de efectividad y 35 juegos salvados, participando dos años y medio con los Medias Blancas de Chicago, uno y medio con los Marineros de Seattle y uno más con los Filis de Filadelfia.


El notable veracruzano tuvo una carrera triunfal en la Liga Mexicana de Beisbol, habiendo hecho un excelente trabajo como pitcher abridor y relevista.


Eso le redituó grandes triunfos y aciertos, convirtiéndose en el primer serpentinero de la Liga Mexicana con 100 triunfos y 100 rescates, algo que sólo Rafael Díaz ha podido igualarle.


Salomé tuvo una participación de 17 temporadas en el circuito veraniego, finalizando con 115 victorias a cambio de 58 derrotas, para un extraordinario promedio de .665 en ganados y perdidos, uno de los mejores de la Liga.


En las primeras cuatro de sus 17 temporadas vistió el uniforme de los Cafeteros de Córdoba, posteriormente estuvo dos años con Reynosa y las últimas 11 campañas fue parte de los Diablos Rojos del México, equipo donde logró máximos dividendos. La mejor muestra de ello es que al momento de retirarse era el mejor en el importante departamento de carreras limpias admitidas con 2.89.

El notable veracruzano fue un estelar de la lomita de pitcheo, logrando cinco temporadas con más de 10 triunfos por año.


Salomé tuvo sus mejores actuaciones en 1978, 81, 87, 88 y 91 respectivamente. En el 78 terminó con 8-3 y 2.45 de efectividad jugando con Córdoba. En el 81 concluyó con 12-3 y 3.03, en el 87 con 13-4 y 3.10, en el 88 con 14-4 y 3.14 y en el 91 con 10-1 y 2.44, todos esos años con el México. Lanzó 543 partidos, inició 85 y terminó 30. El veracruzano fue un gran relevista ya que logró 152 rescates. Lanzó 1,406 innings con un tercio, ponchó a 773 enemigos y otorgó 648 bases por bolas.


En 1981 compartió el liderato de ganados y perdidos con marca de 12-3 (.800) siendo parte de los Diablos Rojos. En el 91 fue líder de ganados y perdidos con 10-1 (.909) jugando con el México y ese mismo año fue líder de juegos salvados con 25.


En la Liga Mexicana del Pacífico también fue un excelente competidor., concluyendo con 51 victorias y 39 derrotas. Entre sus logros obtenidos encontramos que en 1989-90 fue líder de juegos salvados con 17, jugando con los Venados de Mazatlán.


En la actualidad es cuarto lugar en juegos salvados con 53 y su gran promedio de efectividad lo tiene ubicado entre los mejores de todos los tiempos con 2.68.


Salomé fue entronizado al Salón de la Fama del Beisbol Mexicano en el año 2002.



2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo