ENRIQUE ROMO LANZADOR DE CINCO ESTRELLAS


Enrique Romo fue un excelente serpentinero. El nativo de Santa Rosalía, B.C., quien viera la luz el 15 de julio de 1947, tuvo una participación de 13 temporadas en la Liga Mexicana del Pacífico, jugando para los Ostioneros de Guaymas, Naranjeros de Hermosillo, Venados de Mazatlán y Yaquis de Cd. Obregón, respectivamente.


En ese lapso apareció en 243 encuentros, obteniendo 96 victorias a cambio de 64 derrotas, para un promedio de .600 milésimas en ganados y perdidos.


El formidable lanzador consiguió, además, 14 blanqueadas en 1,346 innings; tuvo un excelente promedio de carreras limpias admitidas de 2.72; abanicó a 844 bateadores y otorgó 381 bases por bolas.


El menor de los lanzadores Romo (Vicente y Enrique) tuvo grandes temporadas, sobresaliendo las de 1967-68 con 15-4 y 1.53 de efectividad lanzando con Guaymas y las de 1974-75 y 1975-76 vistiendo el uniforme de los Yaquis, obteniendo el título de ganados y perdidos en ambas campañas, mostrando una marca similar de 12 triunfos y dos derrotas.


Enrique comparte el récord de más años siendo líder de juegos ganados y perdidos con tres.


En la Liga Mexicana de Beisbol también tuvo actuaciones sobresalientes. Jugó nueve años con Charros de Jalisco, Algodoneros de Unión Laguna y Diablos Rojos del México, donde tuvo actuaciones sumamente notables.


Romo obtuvo 109 victorias a cambio de 74 derrotas, para un promedio de .596 milésimas.


En la actualidad ocupa el tercer lugar en efectividad en todos los tiempos con 2.67, sólo debajo de Vicente Romo y George Brunet, ambos integrantes del Salón de la Fama.


Fue un pelotero voluntarioso, entregado al cien por ciento a los colores de su novena. Romo lanzó 292 encuentros, inició 205, de los cuales, 91 fueron completos, con 23 blanqueadas y 1,047 bateadores ponchados.


Sus mejores años fueron: con Torreón en 1972, finalizando con 11-8 en triunfos y derrotas, complementado con un minúsculo promedio de carreras limpias admitidas de 2.03; en 1975 con 13-8 y 2.34 con el México y en 1976 tuvo un año monumental al ser líder de ponches con 239, finalizando con 20-4 y 1.89 con los mismos Diablos.


Eso le valió el ascenso a Ligas Mayores con los Marineros de Seattle y posteriormente fue parte importante de los Piratas de Pittsburgh, equipo que ganara la Serie Mundial de 1979 a los Orioles de Baltimore.


Romo jugó seis años en Grandes Ligas, finalizando con 44-triunfos y 33 derrotas, para un agradable promedio de .571, con 3.45 en carreras limpias admitidas y 436 bateadores abanicados.


Por su notable trayectoria en nuestra pelota, así como en las Grandes Ligas, el reconocido pitcher derecho fue electo al Salón de la Fama del Beisbol Mexicano en el año 2003, complementando una gran carrera que le diera fama y lo posicionara como una de las glorias de nuestra pelota.



17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo