MONTE IRVIN UN GIGANTE DEL BATEO


Monte Irvin jugó en la Liga Mexicana de Beisbol enla campaña de 1942 con los Azules del Veracruz, después de haber destacado en las Ligas Negras de Estados Unidos, entregando magníficos resultados al conquistar el título de bateo con .397 y el cetro de jonrones con 20, cubriendo la segunda base, posición que nunca había desempeñado, y lo hizo bien. Nunca volvió a jugar en nuestro país.

El consistente bateador nació el 25 de febrero de 1919, en Haleburg, Alabama y años más tarde, a los 30 años de edad, rota la barrera que existía para los jugadores negros en las Ligas Mayores, debutó en 1949 con los Gigantes de Nueva York, club en el que brilló intensamente, figurando, incluso, como cuarto bat algunas temporadas.

En 1956 pasó a los Cachorros de Chicago, siendo este su último año en la gran carpa.

En ocho temporadas en las Ligas Mayores bateó .293; su puesto titular fue el jardín izquierdo, aunque también desempeñó el primer cojín, y en siete juegos la tercera base. En 1951 fue campeón de carreras producidas de la Liga Nacional, con los Gigantes.

Participó en las Series Mundiales de 1951 y 1954. En aquella, además de haber sido el mejor bateador con .458 de promedio, consumó espectacular robo de home en el primer inning del primer juego, contra los Yanquis, jugada que no se registraba en el clásico desde 1928.

Su ingreso al Salón de la Fama del Beisbol Mexicano fue en 1971, falleciendo el 11 de enero del 2016 en Houston, Texas.





6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo