FIGURA HIPERREALISTA DE MARTÍN DIHIGO.

Como un magnífico anfitrión, la figura emblemática e hiperrealista de Martín Dihigo, ofrece una cordial bienvenida a los visitantes al Salón de la Fama del Beisbol Mexicano.

El Maestro, como le decían al singular pelotero cubano, es una de las figuras más representativas del beisbol mexicano, del cual podríamos decir con claridad, que fue el primer superestrella de nuestra pelota.

Hazañas singulares

El reconocido beisbolista llegó al beisbol mexicano a mediados de la década de los 30, pero fue a partir de 1937, año en que inició la compilación de estadísticas, cuando su nombre emergió triunfalmente entre la camada de cubanos participantes y norteamericanos de color que jugaban en el circuito veraniego.

Dihigo era un superdotado de la pelota. En 1937, como integrante del Aguila, brindó una magnífica actuación al lanzar el primer juego sin hit ni carrera, hazaña conseguida el 16 de septiembre ante el equipo de Nogales, triunfando 4-0 en un partido de nueve entradas celebrado en el bello puerto jarocho.

Además de ser un estelar sobre la lomita de lanzadores, el cubano era un bateador de prestigio. Ese mismo año conjugó otra hazaña importante, al convertirse en el primer jugador con seis imparables en un encuentro. Todo lo hacía bien el singular pelotero antillano.


Año espectacular

Un año más tarde tuvo una temporada espectacular, al ganar la triple corona de pitcheo, gracias a sus 18 victorias, con 0.90 de efectividad y 184 ponches. Como si eso no fuera suficiente, el reconocido beisbolista también fue campeón de bateo, promediando .387 milésimas. Dihigo conseguía algo que ningún otro pelotero iba a poder igualarle.

Posteriormente tuvo otras actuaciones sobresalientes. Por ejemplo, fue líder de ponches en 1939, 42 y 43, imponiendo un récord con cuatro lideratos en ese importante departamento. Además, fue líder de efectividad en 1938 con 0.90 y en 1942 con 2.53.

Otros récords importantes del gran pitcher caribeño fueron los de más ponches en un juego de nueve innings con 18 (5 de agosto de 1939) frente a Tampico y el de más ponches en un juego de 13 entradas con 22. Este fue conseguido el 4 de junio de 1938 ante Comintra y el de más ponches en dos salidas consecutivas con 34, proeza conseguida el 29 de julio (16) frente a Monterrey y el 5 de agosto de 1939 (18) contra Tampico.


Dihigo fue un pelotero fuera de serie. Un estelar en toda la extensión de la palabra, motivo por lo cual, su nombre ocupa un lugar especial en los anales de la Liga Mexicana de Beisbol, circuito donde brillara de manera rotunda.


SUS CIFRAS EN LA LMB

2.84 de efectividad

676 en ganados y perdidos (119-57)

133 juegos completos

19 blanqueadas

1,523.2 innings lanzados

1,109 ponches









40 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo