RENÉ GONZÁLEZ UN CUBANO DE RESPETO


René González fue una de las figuras más sobresalientes de la Liga Mexicana de Beisbol en los años 50. El cubano fue uno de los jugadores más temibles de su época. Uno de los bateadores más consistentes, sólidos y productivos del circuito mexicano.


González aparece entre los mejores bateadores de todos los tiempos con .328 milésimas de promedio, superando en ocho ocasiones la cifra mágica de los .300.

El poderoso bateador, quien naciera el 6 de octubre de 1923 en Cienfuegos, Cuba, jugaba la inicial y en su etapa de participación dejó varios récords importantes en la liga de verano, incluyendo la triple corona de bateo lograda en 1952, vistiendo el uniforme del Aguila de Veracruz.


El cubano destacó en el beisbol azteca jugando nueve temporadas en el circuito veraniego y dos en la Liga de la Costa del Pacífico. Se caracterizó por su gran poder con el bate, convirtiéndose en ídolo de la fanaticada en todos los clubes con los que alineó.


Se inició en la Liga Mexicana de Beisbol en 1947 con los Tuneros de San Luis y a media temporada fue contratado por los Azules del Veracruz. Al año siguiente jugó con los Alijadores de Tampico y Diablos Rojos del México, donde siguió demostrando su poder a la ofensiva. En 1949 volvió al San Luis y siguió imponente con el tolete bateando para .357.

Las temporadas de su consagración fueron las concernientes a 1952, 53 y 54, jugando con el Águila de Veracruz. González impuso varios récords en la Liga Mexicana de Beisbol, como el de más años siendo líder de carreras anotadas (3) y uno más al hacerlo de manera consecutiva (1951-52-53). También impuso el récord de tres títulos de bateo en forma consecutiva (1952-53-54), el cual fuera derrumbado por Alfred Pinkston en los siguientes calendarios. También impuso otro par de récords al lograr tres cetros de carreras producidas, todos ellos de manera consecutiva (1951-52-53).


En ocho de sus nueve temporadas bateó arriba de .300, fallando únicamente en 1956, cuando participó con Tecolotes de Nuevo Laredo y Sultanes de Monterrey, consiguiendo solamente .257. En el libro de récords aparece con 956 hits conectados, con 170 dobles, 131 cuadrangulares y .328 de bateo global.


En el circuito invernal jugó la temporada 1953-54 bajo las órdenes de Melo Almada, con el equipo de Navojoa. Al año siguiente empieza nuevamente con los Mayos y termina con Tomateros de Culiacán. Estos fueron sus números: 153 juegos, 591 veces al bate, 188 hits, promediando .314 como porcentaje de bateo en su primer año y .323 en el segundo. Retirado del beisbol se fue a su natal Cuba, donde los últimos años de su vida estuvo rodeado de familiares y amigos, falleciendo el 9 de mayo de 1982 en La Habana, Cuba.


René González fue un coloso del rey de los deportes, motivo por lo cual, el reconocido cubano fue inmortalizado en el Salón de la Fama del Beisbol Mexicano en 1993.

26 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo