UN 27 DE FEBRERO PERO DE 1952 MUERE JULIO MOLINA

Un 27 de febrero, pero de 1952, muere Julio Molina en Las Chapas, Tizimín, Yucatán. Fue un gran lanzador. Poseía una técnica depurada, aprendida en Estados Unidos, formidable control, magnífica curva, buena velocidad y, sobre todo, era muy sereno para lanzar. La mejor época de su luminosa carrera se desarrolló en Mérida, de 1910 a 1919. Venció a poderosos equipos cubanos, que actuaron primero en Mérida, antes de jugar en Veracruz y en la capital, donde también mostró su clase. Ingresó al Salón de la Fama del Beisbol Mexicano en 1939.


2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo