VINICIO CASTILLA


Vinicio Castilla ocupa un lugar muy especial entre los jugadores mexicanos que han participado en las Grandes Ligas.

El nativo de Oaxaca disparó 320 cuadrangulares en 16 temporadas de participación, siendo nuestro mejor representante en la carpa grande. El formidable antesalista, quien viera la luz el 4 de julio de 1967 y fuera firmado por Jack Pierce para los Bravos de Atlanta, debutó en las Ligas Mayores en 1991, consumiendo apenas cinco turnos al bat, conectando el primer imparable de su carrera.

Vinicio jugó dos años con los Bravos (1991-92), siendo seleccionado en el draft de expansión por los Rookies de Colorado, con quienes jugaría ocho temporadas, convirtiéndose en un sólido cañonero de esta novena, en la cual brindaría los mejores años de su carrera.


Cifras impactantes

Además de Atlanta y Colorado, el oaxaqueño también jugó para las novenas de Tampa Bay, Houston, Washington y San Diego, tomando parte en 1,854 encuentros, con 7,384 veces al bat, 902 carreras anotadas, 1,884 hits, 349 dobles, 22 triples, 320 jonrones, 1,105 carreras producidas, 33 bases robadas, 423 bases por bolas y .276 en porcentaje de bateo.

Entre lo más notable de su carrera, destacan los siguientes aspectos. En cinco ocasiones superó los .300 de porcentaje, tuvo seis temporadas con más de 30 cuadrangulares por año, incluso en tres de ellas superó los 40 batazos de vuelta entera, siendo los correspondientes a 1996 al 98, sobresaliendo en la última de ellas al terminar con .319 de porcentaje, 46 jonrones y 144 carreras impulsadas, cifras de auténtico superestrella de la carpa grande.

Como obra de la casualidad, en 1996 y 97 tuvo cifras similares con .304 milésimas en bateo, 40 jonrones y 113 carreras impulsadas.

En su retorno con Colorado, lo cual aconteció en la campaña 2004, el carismático pelotero encabezó a la Liga Nacional en carreras impulsadas con 131, complementado con 35 voladas de barda y porcentaje de .271 milésimas con el bat.

En dos ocasiones fue seleccionado para el Juego de Estrellas (1995 y 98), participando en el segundo de ellos. Además, en tres ocasiones obtuvo el Bat de Plata representando a los antesalistas de la Liga Nacional, lo cual se conjugó en las campañas de 1995, 1997 y 1998.

Si ya teníamos en Fernando Valenzuela al máximo estandarte del pitcheo entre los peloteros mexicanos que han participado en las Grandes Ligas, Vinicio se convirtió en el gran referente de la ofensiva entre todos los jugadores nacidos en suelo azteca.

El reconocido antesalista oaxaqueño fue electo para ingresar al Salón de la Fama del Beisbol en el año 2000.


11 visualizaciones0 comentarios